En este momento estás viendo El fenómeno El Niño se desarrolla

El fenómeno El Niño se desarrolla

El Niño está experimentando un rápido desarrollo, como se indica en el aviso oficial actualmente vigente emitido por la NOAA. Se prevé que este evento de El Niño sea de moderado a fuerte, con implicaciones meteorológicas a nivel global que se manifestarán en la segunda mitad del presente año y durante la temporada de invierno de 2023/2024.

¿Qué es el fenómeno El Niño?

El fenómeno conocido como El Niño Oscilación del Sur (ENOS) es una fase que se produce en la región ecuatorial del Océano Pacífico. Esta región experimenta cambios regulares entre fases cálidas y frías. Normalmente, se produce un cambio de fase cada 1-3 años.

La siguiente imagen ilustra las regiones del ENOS en el Pacífico tropical. Las regiones 3 y 4 se extienden hacia el este y oeste del Pacífico tropical, respectivamente. La región principal combina las regiones 3 y 4, y se representa en la imagen como la región Nino 3.4. Además, las regiones 1+2 desempeñan un papel importante.

Cada fase del ENOS tiene diferentes influencias en la presión atmosférica y la meteorología en los trópicos, lo que a su vez afecta la circulación global a largo plazo.

La fase fría del ENOS se conoce como La Niña, mientras que la fase cálida se denomina El Niño. Generalmente, una fase (fría/cálida) se desarrolla entre finales del verano y principios del otoño, y se extiende hasta la primavera, aunque algunos eventos pueden durar hasta dos o tres años. La fase más reciente fue una La Niña fría que duró tres años.

Además de las temperaturas del océano, una de las principales diferencias entre estas fases radica en los patrones de presión atmosférica que generan, representados como zonas de alta (H) y baja (L) presión.

Durante un evento de El Niño, la presión sobre el Pacífico tropical disminuye, lo que provoca un aumento de las lluvias y las tormentas en dicha región. En contraste, durante La Niña, la presión en el Pacífico ecuatorial aumenta, generando condiciones estables y menos tormentas.

Estos cambios en la presión se trasladan a la circulación global a lo largo del tiempo, lo cual afecta a la meteorología estacional en ambos hemisferios. Los patrones de presión experimentan cambios a nivel global durante el desarrollo de una fase del ENOS, aunque su influencia suele ser más significativa durante el pico de la fase en otoño e invierno.

La siguiente imagen proporcionada por NOAA Climate muestra la circulación típica durante un evento de El Niño, que se espera que sea la fase predominante durante al menos los próximos 10 meses.

El ascenso del aire en el Pacífico oriental da lugar a un aumento de las tormentas y las precipitaciones, y a una disminución de la presión en esa región. Al mismo tiempo, el aire desciende en el Pacífico occidental, lo que genera un tiempo estable y condiciones de alta presión.

De esta manera, el ENOS tiene un fuerte impacto en los patrones de lluvia y presión en las regiones tropicales, afectando el sistema de retroalimentación océano-atmósfera. A través de este sistema, el ENOS influye en la meteorología a nivel global.

Los vientos y el océano

Pero, ¿cómo es posible que el ENOS experimente cambios tan rápidos entre las fases fría y cálida? La respuesta radica en una compleja relación entre la presión atmosférica, los vientos y las corrientes oceánicas.

Los vientos alisios globales desempeñan un papel fundamental al iniciar o detener una determinada fase del ENOS al influir en la redistribución de las capas superficiales del océano y modificar las corrientes oceánicas. Estos vientos alisios son persistentes y constantes, soplando hacia el ecuador (y a lo largo de él) en ambos hemisferios.

Sin embargo, no solo los vientos son relevantes, ya que son impulsados por las diferencias de presión atmosférica. Por lo tanto, la fase del ENOS responde directamente a los cambios en la presión atmosférica, lo cual se refleja en el Índice de Oscilación del Sur (IOS).

El IOS, o Índice de Oscilación del Sur, representa la diferencia en la presión atmosférica medida en dos lugares específicos: Tahití (Polinesia Francesa) y Darwin (Australia). La siguiente imagen muestra la ubicación de estas dos zonas de presión cruciales para el ENOS.

Valores positivos en el IOS indican que la presión en Tahití es más alta que en Darwin, Australia. Esto se traduce en vientos alisios del este más fuertes, los cuales son característicos de las condiciones de La Niña.

Por otro lado, durante El Niño, observamos una presión más baja en el Pacífico oriental, particularmente en Tahití, y una presión más alta en Darwin. Esto da lugar a un valor negativo en el IOS y a vientos alisios más débiles, lo que implica un menor enfriamiento de la superficie del océano o incluso un calentamiento de la misma.

Al analizar el gráfico del IOS que se presenta a continuación, se observa una fase prolongada de presión positiva, lo que indica la persistencia de la fase de La Niña. Asimismo, se aprecia un cambio rápido a presión negativa, lo que sugiere una transición hacia el modo de El Niño. Durante el invierno, las anomalías frías asociadas a La Niña se disiparon rápidamente, dando paso a anomalías cálidas a principios de la primavera.

Cambios en la profundidad del océano

Otro aspecto de gran importancia en los cambios oceánicos es la variación en el nivel del mar. En la siguiente imagen, se pueden observar las anomalías en la altura del nivel del mar, siendo el área resaltada un indicativo claro del fuerte aumento en el nivel del mar en el océano, señal inequívoca de que El Niño se encuentra en pleno desarrollo. Imagen proporcionada por NASA JPL.

De acuerdo con la descripción proporcionada por la NASA, los datos más recientes obtenidos por el satélite estadounidense-europeo Sentinel-6 revelan indicios tempranos del desarrollo de un evento de El Niño en el océano Pacífico ecuatorial. Estos datos muestran ondas de Kelvin con alturas de 5 a 10 centímetros en la superficie del océano, abarcando cientos de kilómetros de ancho y desplazándose de oeste a este a lo largo del ecuador.

Pero, ¿qué son exactamente estas ondas de Kelvin?

Un ejemplo claro de la acción de una onda de Kelvin oceánica se puede apreciar en la imagen que se presenta a continuación. En ella se muestran las anomalías de temperatura del océano en las capas más profundas a principios de abril. La gran masa de agua cálida debajo de la superficie representa la onda de Kelvin, que crece y se propaga hacia el este, emergiendo finalmente en la superficie del océano.

Una extensa masa de agua cálida submarina constituye la condición primordial para el inicio de un evento de El Niño. Por esta razón, se vigilan de cerca tanto los vientos atmosféricos como las corrientes oceánicas en el Pacífico tropical.

Los cambios en el contenido de calor del océano se deben en gran medida a la expansión y el incremento de la masiva reserva de agua cálida en las profundidades, tal como se observa en la imagen anterior. Esto también resulta en el aumento en la altura del nivel del mar, generalmente asociado a aguas más cálidas.

Al examinar el gráfico del contenido de calor del océano que se presenta a continuación, se puede apreciar la fuerte fase fría registrada en 2022, asociada a La Niña. Sin embargo, es importante destacar el drástico cambio hacia anomalías cálidas en marzo, cuando la onda de Kelvin se expandió hacia el este a través del Pacífico ecuatorial, provocando el calentamiento de las capas superiores del océano.

Estos hallazgos han llevado al Centro de Predicción Climática de la NOAA a emitir un aviso oficial sobre El Niño para abril, y según las últimas perspectivas, existe una probabilidad superior al 90% de que El Niño afecte la próxima temporada de invierno de 2023/2024.

En su última discusión del 11 de mayo, declaran lo siguiente: “Los pronósticos más recientes indican que es probable que El Niño se forme durante la temporada de mayo-julio y que persista hasta el invierno. La combinación del tercer evento previsto de vientos del oeste a mediados-fines de mayo, y niveles de contenido calórico del océano por encima del promedio, significa que potencialmente ocurrirá un evento de El Niño significativo”.  

En resumen, esto implica que las condiciones atmosféricas actuales y previstas serán favorables para el desarrollo de un evento de El Niño significativo que impactará las próximas estaciones meteorológicas.

El Niño se desarrolla

A continuación, se presentan los datos de anomalías de temperatura de la superficie del mar en la región ENOS para el año 2023, donde se observa un rápido incremento en las temperaturas oceánicas, ya que la región estaba saliendo de una fase activa de La Niña en enero. Las líneas grises representan todos los primeros años de los eventos de El Niño desde 1950, marcando una tendencia proyectada/esperada de desarrollo.

Al examinar de cerca el análisis más reciente de las regiones ENOS que se muestra a continuación, se observa un marcado cinturón de aguas cálidas a lo largo del ecuador. Además, se aprecian fuertes anomalías cálidas en las partes orientales de las regiones ENOS, superando los 4 grados Celsius.

También es importante considerar las anomalías submarinas, es decir, las anomalías oceánicas debajo de la superficie. Dichas anomalías en las regiones ENOS revelan un fuerte cinturón de aguas cálidas, con las anomalías más intensas situadas en las regiones orientales.

Anomalías globales de temperatura

Pero mientras El Niño se desarrolla, los océanos globales no se quedan atrás en términos de calentamiento. Algunas regiones, como el océano Atlántico, incluso están experimentando valores inusuales para esta época del año.

En el último análisis de la NOAA de la temperatura de la superficie oceánica a nivel global se identifican 3 áreas importantes: el Pacífico norte, con valores de temperatura muy por encima de las normales; el Atlántico norte, con una región de anomalía intensa que se extiende desde el ecuador hasta el círculo polar; por último, las regiones ENOS y las anomalías cálidas asociadas al desarrollo del fenómeno de El Niño. En general, los océanos globales presentan temperaturas más elevadas de lo normal.

La siguiente imagen ilustra las temperaturas diarias de la superficie del mar a nivel global. Se observa que los últimos dos meses han sido los más cálidos de los últimos 40 años, y probablemente incluso más. Y esto ocurre mientras El Niño comienza a desarrollarse.

Esta situación es muy singular, ya que el Pacífico Norte muestra un calentamiento anormal, el Atlántico Norte y el resto de los océanos presentan temperaturas más elevadas en promedio. Por lo general, se espera un mayor contraste durante la presencia de El Niño, pero este año los océanos ya están registrando temperaturas récord, incluso antes de que El Niño se haya desarrollado por completo.

Nos encontramos en aguas desconocidas con una configuración global excepcional, lo que plantea la posibilidad de que este El Niño sea algo sin precedentes en comparación con lo que hemos presenciado hasta ahora.

Autor: Andrej Flis

Resumen del artículo publicado en Severe Weather Europe, el 7 de junio de 2023.